Hackertianguis – El balance

Toda la comida tapadita para que no se mosqueara.

Con cuatro puestos – uno de artículos varios (artículos para niño, mochilas, bolsas, ropa, etc.), otro de chamarras y coches a escala, uno de joyería (Wika Jewelry) y uno de comida rica – el primer hackertianguis se estuvo mudando del patio al área común de manera intermitente gracias a las benditas lluvias cholultecas. Concurrencia hubo poca la verdad, la mayoría transeúntes que pasaban por acá y unos cuantos vecinos, pero sí hubo venta y uno que otro intercambio. La comida fue un éxito entre nosotros y algunos invitados. Hubo tostadas de ceviche de camarón y salpicón, rollos de jamón, mousse de chocolate y pastel de manzana al vino. Quedaron varias cosas, entonces nos vemos para el siguiente hackertianguis en un par de meses.

Leave a Reply